Poco a poco vamos cerrando el curso los alumnos de tercero y cuarto de Santa Ana. Van quedando cada vez menos días y en la recta final tras los últimos exámenes… quedan las largas tardes sin cole… tardes ya sin deberes… tardes de parque y piscina… tardes largas con olor a verano…

Sin olvidar, por supuesto, un imborrable recuerdo que deja el viaje de final de curso. Ahí arriba, en nuestro “coco” quedan almacenados, cientos de imágenes y recuerdos de cada uno de los viajes que con tanto cariño preparan nuestros maestros y maestras… Una mochila con el bocadillo unos, con el tuperware otros… Una gorra, pantalones cortos, el chándal del colegio, una cámara que guarda decenas de fotos haciendo el/ la mon@; mi pequeño monedero con la propina del abuelo para un detalle a mamá, otro a papá y si me sobra… para un helado.

No hay viaje de fin de curso aburrido… al menos yo no lo recuerdo… la emoción de empezar a viajar sin los padres por primera vez, de compartir la comida con mi mejor amigo y amiga, la de contar un pequeño secreto durante el viaje o hacer los planes para el verano que se acerca…

No importa el lugar, si está cerca o lejos, lo vivimos con tanta intensidad que parece el viaje más largo del mundo y a la vez el que más corto… Siempre un autobús que nos lleva y nos trae; cantando a coro las canciones de siempre, junto a la última canción… la que será la “canción del verano”

Así es año tras año… así ha sido este curso 21-22 en el que  niños y niñas de tercero y cuarto hemos ido al teatro Arbolé, al Parque del Agua en Zaragoza… echad un vistazo aquí abajo y veréis lo bien que lo hemos pasado…

https://photos.app.goo.gl/vuVYc4Knsv4cFfTz5

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,

ACEPTAR
Aviso de cookies