La propaganda es un arma tremendamente terrible en manos de un experto. Esta frase parece bastante lapidaría, pero sin duda los alumnos de 4º de ESO nos hemos dado cuenta de que esto es así. La propaganda consigue convencernos de asuntos que en principio no creemos. Tiene un gran poder de persuasión. Este fenómeno fue especialmente importante durante el período de entreguerras, que es el momento histórico que estamos analizando en clase de Historia. En esta época los regímenes totalitarios fueron los primeros que se dieron cuenta de la importancia y la fuerza que tenía la publicidad para controlar a la población.

En clase hemos estado analizando diferentes carteles de los gobiernos dictatoriales de los años 30. En concreto nos hemos fijado en los carteles de la Italia fascista, de la Alemania nazi y de la URSS estalinista.

Hemos visto como las ideas de estos regímenes totalitarios se trasladaban a la población a través de los carteles propagandísticos: ideas como el antisemitismo nazi, el papel de la mujer en las dictaduras fascistas, el papel de la patria como madre en el estalinismo, el papel que se dio a los soviets, el nacionalismo exacerbado del fascismo, el culto a la personalidad del líder que aparece casi como un Dios…

Hemos realizado un doble análisis. Por una parte, un estudio formal, fijándonos en los colores, la grafía, la organización de los elementos en el cartel…; y, sobre todo, en un segundo paso, un análisis crítico de los carteles a través del que hemos visto la traslación de las ideas totalitarias y como se intentaba persuadir a la población.

Nos hemos dado cuenta de que el pensamiento crítico y el conocimiento es fundamental para tener un juicio propio sobre las diferentes noticias. Especialmente en un mundo como el actual, donde las fake news están en nuestros propios teléfonos… Hemos de informarnos y pasar por nuestro raciocinio toda la información que nos llega.

Por cierto, la frase con la que abríamos este artículo es ni más ni menos que de Adolf Hitler… O sea, que mucha atención con los mensajes que recibimos.

 

Dejar respuesta