Frente al Vivero Provincial de Huesca, un pequeño laboratorio del aprendizaje se esconde entre las vallas. El huerto de la comunidad de Hermanas de nuestro colegio se abre entre nogales, higueras, manzanos, ciruelos, cerezos, olivos… albergando en su interior un vergel de aprendizaje para los alumnos y alumnas de sexto de Primaria quienes, un año más, inician un proyecto donde la experimentación, el trabajo en equipo y el esfuerzo son los aperos esenciales.

Hace más de un año que no veníamos a este fascinante lugar que tanto nos gusta a niños y adultos volviendo a retomar aquello que dejamos anclado en el tiempo aquel histórico día 13 de marzo de 2.020. Tras estos meses de trabajo conectados a través de pantallas y dentro de las aulas, volvemos a recuperar las salidas del centro iniciando un proyecto bajo el nombre «Un planeta verde» enmarcado dentro de las áreas de Ciencias Naturales y Sociales.

Cada semana, desde abril hasta final de curso, 8 alumnos y alumnas de un mismo grupo estable de convivencia se desplazarán hasta el huerto para aprender de una manera vivencial cómo se desarrollan las plantas así como la importancia de su cuidado y los beneficios que nos proporcionan. Guiados por Antonio Beired, trabajador del PAS, los niños y niñas van a vivir en primera persona la importancia de las responsabilidades en las tareas, la ayuda compartida, el cuidado de las cosas y el empeño que se necesita para desarrollar las actividades de la huerta.

La primera toma de contacto se hizo el pasado 19 y 22 de abril deseando que vuelva a repetirse la siguiente experiencia en la mayor brevedad posible. Durante ambos días, los alumnos y alumnas aprendieron a diferenciar unas especies de árboles frutales entre otras gracias a las características de las hojas quienes a través de su forma, el borde, la nerviación, la textura y el brillo, las diferencias entre el haz y el envés, etc, proporcionaron infinidad de información para distinguir entre membrillero, albergero, manzano, ciruelo, cerezo, peral…

Además, buy hgh comprobaron cómo el ciclo de reproducción es diferente entre sí ya que había árboles como el manzano en plena floración mientras otros, como el ciruelo y cerezo, ya estaban dando los primeros frutos. El ciclo de la vida de las plantas también protagonizó parte de la sesión científica observando dónde se encuentra la semilla en frutales y hortalizas como el brócoli, la coliflor, el puerro, las habas, bisaltos… analizando las diferencias entre sus ciclos vitales y germinaciones de las plantas.

Tras esto, tocaba remangarse y ponerse «con las manos en la azada» a realizar labores de mantenimiento, siembra y limpieza en el huerto. Divididos en parejas, cada una tenía una misión específica de trabajo como plantar judías en los semilleros, limpiar las malas hierbas alrededor de los árboles frutales, lechugas y coliflores, airear la tierra, abonarla y regar determinadas plantas, labrar el campo… Trabajos que permiten valorar el sacrificio de las cosas y la importancia de colaborar unos con otros.

En unos días volveremos a nuestro «vergel», una fábrica de aprendizajes, valores y emociones que nos ayuda a ser más conscientes de la vida de las plantas y de cómo la colaboración y el esmero dan grandes resultados.

ENLACE AL ÁLBUM DEL HUERTO ESCOLAR: https://photos.app.goo.gl/Q6ve31r7jzbUKShr6

Dejar respuesta