La semana comenzaba lluviosa, pero los alumnos y alumnas de 5º y 6º de primaria, acompañados por nuestros profesores y profesoras íbamos a conocer el “Casco Histórico” de nuestra ciudad de Huesca, una de las actividades programadas en las “XL Jornadas Culturales Aragonesas”. El tiempo nos dio una tregua para poder disfrutar de nuestra visita.

Llegamos a las 10:00 de la mañana a la Plaza López Allué, a la Oficina de Turismo, donde nos esperaban nuestros guías. Nos dividieron en dos grupos y comenzamos nuestra ruta.

Primero nos explicaron la Plaza López Allué, no sabemos si es o no la más famosa pero si la más colorida y la de mayor belleza de Huesca. Es conocida como la plaza del Mercado ya que aquí se situaba el mercado hasta 1976. En muchos de los bajos de los edificios se pueden encontrar bares y restaurantes así como la Oficina de Turismo de la provincia de Huesca.

Muy cerquita de la Plaza de Luis López Allué nos acercamos al espectacular Monasterio de San Pedro “El Viejo”, también conocido como Iglesia románica de San Pedro “El Viejo”. Este edificio del siglo XII es uno de los templos más antiguos de España y uno de los mejores ejemplos de arquitectura románica aragonesa. La portada está decorada con un hermoso crismón y en uno de los flancos del edificio se alza una imponente torre hexagonal.

Situado en la plaza que lleva el mismo nombre, su interior alberga importantes construcciones como el retablo mayor, de estilo renacentista, y pinturas murales que representan la eterna lucha entre David y Goliat. Pero la obra maestra del Monasterio la encontramos en su claustro. Un espacio con capiteles del maestro de San Juan de la Peña que reflejan episodios cargados de simbología fantástica y bíblica. A su vez alberga el panteón de los Reyes Alfonso I, el Batallador, y Ramiro II, el Monje.

Después, subiendo la estrecha calle Ricafort llegamos a la Plaza de la Catedral. Un relajado rincón donde hicimos un alto en la visita para reponer fuerzas y almorzar a los pies del principal monumento de esta plaza que no podía ser otro que la imponente Catedral de Huesca. Declarada Monumento Histórico Artístico en 1931.

Su fachada refleja un claro paso del gótico al estilo renacentista de la parte superior. La puerta principal de entrada, totalmente gótica, es sencillamente espectacular. Adornada con siete arquivoltas ojivales adornadas a su vez con figuras de 16 mártires, 14 vírgenes, 10 ángeles y 8 profetas. En los laterales aparecen 14 figuras: los 11 Apóstoles, San Juan Bautista, San Lorenzo y San Vicente, estos dos últimos patrones de la ciudad. En el interior el famoso retablo mayor de la catedral de Huesca, realizado en alabastro por uno de los escultores más notables de ese momento: Damián Forment. En esta misma plaza se encuentran el Museo Diocesano a través del cual accedimos a la Catedral.

Por último, visitamos el Ayuntamiento, Palacio renacentista aragonés del s. XVI con torres en sus extremos y una galería protegida por alero volado de madera. Vimos a los gigantes, a los cabezudos y a los caballitos.

En el Patio encontramos una techumbre de madera, que se repite en El Salón del Justicia, donde se alberga el lienzo de Casado del Alisal, “La Campana de Huesca”, de 1880.

Cuando terminamos la actividad los guías nos felicitaron por nuestro comportamiento, interés y ganas de aprender y nosotros les dimos las gracias por habernos guiados por el casco histórico de nuestra ciudad de Huesca.

FOTOS DE LA VISITA DE 5ª Y 6ª DE PRIMARIA.

Dejar respuesta