VISITA A LA EXPOSICIÓN GEOGRAFÍA DEL MONUMENTO NATURAL

 DE EDUARDO MARCO MIRANDA

Según los planes de estudio, este año los alumnos de 3º de ESO en la asignatura de Ciencias Sociales tenemos que centrarnos en el estudio de la Geografía. Precisamente estos días nos estamos introduciendo en el conocimiento de esta disciplina y hemos aprovechado para visitar una exposición que toca de manera directa el tema central de estudio de esta área: la relación entre el hombre y la naturaleza.

Durante la semana pasada visitamos la exposición que se muestra en la Diputación Provincial de Huesca titulada Geografía del Monumento Natural. Una exposición fotográfica en la que el artista Eduardo Marco Miranda reflexiona sobre cómo es la relación entre el hombre y cuatro monumentos naturales de la Provincia (Ordesa, las grandes cumbres y la nieve, la Sierra de Guara y la Galliguera).

La visita nos ha colocado en un punto de vista que hasta ahora no nos habíamos planteado. Por un lado, hemos entendido ese concepto de la antopización de la naturaleza que Eduardo quiere remarcar en sus fotografías. Es decir, hemos prestado atención a cómo el hombre transforma los paisajes, hasta tal punto que es difícil (muy difícil) encontrar lugares en la provincia en los que el hombre no haya transformado el medio natural. Por otro lado, hemos reflexionado, gracias a la ayuda de Silvia, la guía de la exposición, sobre la banalización de la montaña, ósea,  el hecho de volver superficial y poco importante nuestras visitas a la naturaleza (por ejemplo a través de no ser conscientes de la huella que dejamos en el paisaje, el no estar preparados física o a nivel de medios para afrontar una salida al monte, el hecho de pensar más en la imagen que voy a subir a mi Instagram que la imagen de la naturaleza que estoy contemplando…).

Silvia nos ha guiado y ayudado a entender perfectamente la exposición. Nos ha hablado, delante de una enorme y espectacular fotografía de la carretera de Monrepos, de lo que Marco llama la zona perimetral al Monumento y que es el tránsito, el camino y la brecha que los hombres hemos de hacer para poder alcanzar nuestro objetivo que es visitar el Monumento y que, aunque no seamos conscientes, es también parte del Monumento Natural.

Después, nos ha hecho pensar sobre la evolución en la relación entre el hombre y la alta montaña. Prácticamente hasta principios del siglo XIX, la única relación fue a través de algunos pastores, pero en general la montaña era un lugar que al hombre le causaba miedo, hasta tal punto que se pensaba que era el lugar de los dioses (el monte Olimpo de los griegos, por ejemplo), de los mitos (allí están la infinidad de leyendas sobre la creación de las montañas) o el lugar de la magia (lugar oscuro y frío en el que todo lo malo puede suceder). A partir del siglo XIX, con el movimiento cultural del romanticismo empezó a verse la montaña como un lugar bucólico, como un territorio virgen en el que la naturaleza se mostraba en su lado más salvaje. A raíz de esto, los primeros aventureros (la mayoría de ellos, por no decir todos, franceses) deciden subir al Pirineo. Luego vendrán las expediciones científicas, con intención de cartografiar y hacer mapas de la zona, y el interés de estos primeros perinistas por la fotografía. Después, ya en el siglo XX con el inicio del ocio y del tiempo libre comenzó la democratización de la subida a la montaña, y también la masificación actual, con el aprovechamiento turístico de los recursos naturales (nieve, paisajes, barrancos…) que ha permitido renovar las actividades económicas de la montaña y del entorno rural, fijando población; pero que, en algunos casos, también ha roto el equilibrio existente entre la naturaleza y el hombre.

La exposición, en definitiva, nos ha permitido ver el paisaje (el Monumento Natural) de otra forma, fijarnos en elementos que el hombre ha introducido sin ser consciente de ello. Nos ha permitido reflexionar sobre la relación entre la economía y el medio ambiente. Nos ha permitido pensar en la relación entre demografía y sostenibilidad… En definitiva, nos ha permitido introducirnos en un montón de asuntos sobre los que vamos a hablar en este curso en Geografía. Y es que, al final, la Geografía es una disciplina profundamente amplia que no solo habla del paisaje, de la misma manera que, como dice el título del artículo, no todos los monumentos están hechos por el hombre.

 

 

 

Dejar respuesta