Nuestro cuerpo es una herramienta para medir... Los alumnos y alumnas nos miraban un poco incrédulos…hasta que descubrieron que podían medir con palmos, pasos y pies… ¡Qué divertido!

¿Cómo es posible que a Martina le mida la pizarra menos palmos que a Lorién? Jugamos a descubrir por qué nuestras medidas daban diferente siendo que medíamos lo mismo, aprovechamos una bonita mañana para medir algunas zonas de nuestro recreo, y culminamos con un metro en la pared. Con esa actividad averiguamos quién era el más alto y bajo de 1º. Nos lo pasamos genial, y están deseando volver a medirse dentro de unas semanas a ver cuánto han crecido….

 

Dejar respuesta