Los niños de 3 años seguimos inmersos en nuestro reto de llegar a ser grandes granjeros para quedarnos al cuidado de la granja de Juan.

Seguimos conociendo más profundamente a algunos animales.
Llegó el turno de la oca, que la conocimos a través de la rutina de pensamiento zoom in. Después apareció la cabra. Hablamos de lo que sabíamos de la cabra y nos centramos en una especial. En La cabra de Picasso y le hicimos una entrevista. ¡Nos encantó convertirnos en artistas y pintarla con pipetas!
Seguimos con el pavo. Completamos el zoom in y después dijimos qué es lo que sabíamos. Además pintamos las plumas con acuarelas, intentando hacer trazos hacia afuera.
El caballo apareció en clase y por cabezas pensantes hicimos el qué se y completamos el partes y todo de dicho animal. También hemos conocido al burro. Hemos dicho las cosas que sabíamos de este animal, y hemos trabajado la inteligencia viso-espacial poniéndole la cola con los ojos tapados y siguiendo las indicaciones de los compañeros del grupo, que por cabezas pensantes hablaban de lo que tenían que decir para llegar a colocar la cola en su sitio.
Terminamos con las abejas. Llegamos a clase y nos encontramos una caja grande y gris, con algo raro encima y un traje especial. No sabíamos muy bien lo que era, para ello, por cabezas pensantes respondimos a las preguntas de que qué era eso, y para qué servía, y nos dimos cuenta de que era una colmena, con el fuelle y el traje del apicultor.
Hablamos de la importancia del trabajo cooperativo que hacen las abejas para construir los panales y cada uno pintamos un hexágono para crear nuestra colmena y estar todos presentes. Seguimos trabajando la motricidad fina y pasamos unos hilos por la colmena, así como creamos nuestra flor poniendo plastilina y clavando bastoncillos para los pétalos.  Completamos el partes y todo de la abeja.
Además, nos centramos en el apicultor. De repente llegó uno a clase y hablamos en nuestro grupo cooperativo de quién es esta persona y por qué va así vestida.

También hemos trabajado el cuadrado, primero lo construimos por cabezas pensantes, tanto con líneas rectas como con nuestro propio cuerpo.

No nos hemos olvidado de los números ni de las letras, ni de los sonidos que producen los animales de la granja. Así que, por folio caótico o por folio giratorio hemos trabajado estos aspectos que tanto nos gustan, ni de los talleres de motricidad fina.

¡Cada vez nos gusta más la idea de ser grandes granjeros! ¡Estamos encantados!

ENLACE FOTOS: https://drive.google.com/drive/u/1/folders/1-BKj15lam269iiy52IABhEPx5DPv4d7a

 

Dejar respuesta