A lo largo de las últimas semanas se ha puesto en marcha un curso escolar en el que los príncipes y princesas de nuestros hogares, los superhéroes y superheroínas del siglo XXI, nuestros queridos niños y niñas, han vuelto a llenar el colegio de esperanza, alegría, ilusión… cumpliendo un sueño muy deseado por todos tras más de 180 días conectados desde la distancia. La vida llega de nuevo al centro educativo volviendo a sentirnos muy cerca, mirándonos a los ojos, compartiendo gestos y detalles de cariño que solo pueden descubrirse si estamos frente a frente, cara a cara. El lenguaje del corazón es infinito y ha traspasado pantallas de móviles y ordenadores para conocernos un poquito más en los últimos meses pero no hay nada más hermoso que poder estar juntos.

El día 7 de septiembre, jornada en la que recibimos a los niños y niñas de 3 años, comenzó un largo viaje que confiamos finalizar dentro de más de 9 meses. Este curso hemos sido invitados a vivir una gran hazaña, un cuento de fantasía, una historia única en la que serán protagonistas los alumnos y alumnas y sus familias acompañados por profesores y profesoras, el personal de administración y servicios, nuestras queridas Hermanas de la Caridad de Santa Ana y el más importante, el que nunca falla, ese amigo por excelencia que tenemos la fortuna de tener a nuestro lado pase lo que pase, Jesús de Nazaret. Jesús, nos ha invitado a navegar en un barco, a subirnos a un navío donde él es el capitán, llamándonos a cada uno de nosotros para surcar unos mares y océanos profundos escondidos en nuestro interior. Su nave tiene un nombre muy especial, “Contigo Adentro”. Día a día averiguaremos por qué lo ha llamado así, es un secreto así que tendremos que estar muy atentos a sus llamadas y mensajes para desvelarlo, ¡estad atentos!

Para hacer posible esta aventura el capitán cuenta con una tripulación de lujo, los maestros y maestras “santaaneros” y todo el personal que hace posible levar anclas, poner en funcionamiento los motores y máquinas sin que estos pierdan fuelle en la travesía, tener el barco limpio como los chorros del oro, cocinar para tripulantes y pasajeros… Todos ellos trabajan día a día para recibir a los viajeros más especiales  que puede tener esta embarcación, ¡nuestros alumnos! Junto a ellos hemos iniciado una ruta llena de emociones que nos deparará experiencias inolvidables, en la cual viviremos momentos fabulosos pero también complejos, nadie ha dicho que el viaje vaya a ser fácil.

Lo más importante es que permanezcamos unidos a pesar de las adversidades y confiemos unos en otros, ¡todo saldrá bien!

¡Feliz viaje Familia Santa Ana!

ÁLBUM INICIO DE CURSO

Dejar respuesta