Una de las grandes inquietudes de este nuevo y atípico curso escolar ha sido la educación física. Preguntas como ¿podremos jugar? ¿serán seguras las sesiones? ¿lo pasaremos igual de bien? han sido respondidas en estas primeras jornadas… ¡y quién mejor para explicarlo que los propios niños y niñas!.

El protocolo de EF para este curso parte siempre de los GEC (Grupo Estable de Convivencia). Siendo siempre los mismos alumnos los que participan, las medidas a tener en cuenta son muy sencillas.

Cada alumno dispone de un neceser personal con todo lo necesario para su higiene y su correcta hidratación. A demás contamos con un punto «limpio» en el que podemos desinfectarnos si fuese necesario durante la sesión.

La sesión comienza en el llamado «punto seguro», que es un espacio personal en el que dejar «mis cosas» (neceser, chaqueta…) y, lo más importante, un lugar en el que poder respirar sin utilizar la mascarilla. A este punto debo acudir siempre que necesite respirar sin mascarilla, beber agua, utilizar un pañuelo o simplemente tomarme unos segundos de relajación. Un poco de gel en las manos y ¡a jugar!.

 

El espacio de juego para todo el GEC y el material de uso exclusivo de ese grupo, es desinfectado diariamente al terminar las sesiones.

La clase finaliza en los aseos, preparados para lavar las manos, la cara, peinarnos, ponernos colonia y cambiar la mascarilla. Hay separación entre los lavabos para que podamos estar tranquilos. El turno 1 utiliza los verdes y el turno 2 utiliza los rojos.

Una vez en clase, los neceseres se dejan en las perchas individuales y nos metemos en la mochila la botella de agua para rellenar en casa y la mascarilla para lavar (si la mascarilla y/o la botella de agua es desechable, la tiramos al finalizar la sesión).

¡NOS VEMOS EN LA PRÓXIMA CLASE!

 

Dejar respuesta