El día 26 de febrero, Miércoles de Ceniza, los niños y maestros de Primaria acudimos a la iglesia parroquial de Santiago.

Allí nos recibió con alegría nuestro querido Luis y nos dirigió unas palabras para que entendiéramos que estábamos celebrando el comienzo del tiempo de Cuaresma. Nos impuso la ceniza en nuestras cabezas y en verdad sentimos que nos sacudió la mente. Nos animó a que nos dejáramos amar por Jesús para amar a los demás, a cambiar de vida para así caminar hacia la meta: la Pascua.

¡Qué alegría descubrir que Dios nos echa una mano para ser personas nuevas!

Anímate a vivir con nosotros la Cuaresma.

 

 

Dejar respuesta