Este año déjale conducir a Jesús, súbete con él a la fiesta de la Vida, llénalo todo de amor y que este sea tu motor. ¡VEiNTE, VEiNTE!

Dejar respuesta