Los niños y niñas de 3 años hemos estado trabajando a través de la inteligencia espiritual cómo ayudar a los demás. Nos ha servido mucho el ejemplo de María Ràfols y  la parábola «El buen samaritano«. De ellos hemos aprendido varias cosas:

  • Con pequeños gestos se puede ayudar mucho, por ejemplo dando un abrazo a un amigo que está triste.
  • Todos podemos ayudar, por ejemplo a ordenar las sillas y las mesas de la clase.
  • A todos nos gusta que nos ayuden en determinados momentos, por ejemplo cuando no conseguimos abrocharnos la bata o cuando nos cuesta guardar el babero en la bolsita.

Para plasmar lo aprendido, hemos hecho un mural en el que cada alumno se ha comprometido a ayudar de una manera. Cada niño ha decorado una pieza de puzzle y las maestras hemos escrito el compromiso. Juntando todas las piezas, hemos montado un puzzle gigante de la ayuda, que nos recuerda cómo ayudar en el día a día, igual que lo hizo el buen samaritano.

Aquí podéis ver todos nuestros compromisos para ayudar a los compañeros y maestras. ¡Nos ha quedado fenomenal!

 

 

Dejar respuesta