Esta semana, los alumnos de 3º de primaria hemos acabado nuestros segundo proyecto emocional. Llevamos varias sesiones trabajándolo, hemos aprendido mucho y sobre todo nos ha servido para conocernos y querernos MUCHO más.

Al comienzo de éste los tutoras nos llevaron a la sala de psicomotricidad, la vimos muy diferente a como la recordábamos, pues estaba muy oscura y con muchos espejos, trofeos, agua en cubos, medallas… un sin fin de objetos en los cuales nos teníamos que ver reflejados. Teníamos que preguntarnos si el reflejo que veíamos nos gustaba. Salieron reflexiones muy interesantes.

Con este proyecto lo que se pretendía era que nosotros mismos reconociéramos nuestras fortalezas, y que nuestros compañeros nos las reforzaran. En algunas ocasiones no sabíamos que fortalezas teníamos, tuvimos que pensar un poquito cómo eramos y cómo actuábamos día a día. Dibujamos nuestro retrato en el diario reflexivo y escribimos 4 fortalezas personales, seguido de esto teníamos que buscar a un compañero, éste no podía ser nuestro mejor amigo, ni nuestros compañeros del grupo base. Tuvimos que hacer lo mismo con ellos, dibujar su retrato en un espejo y escribir 4 fortalezas que veíamos en ellos.

Una vez que tuvimos el retrato de nuestro compañero nos juntamos y pusimos en común las fortalezas de los dos. Las plasmamos en el organizar gráfico de la mariposa, en el se refleja muy bien todo lo común y lo diferente, y pudimos averiguar cómo nos ven los demás. Fue una experiencia muy bonita, ya que supimos cómo nos ven las personas con las que nos rodeamos.

Una vez que que habíamos puesto en común las fortalezas de nuestros compañeros, las tutoras nos propusieron hacerle un «regalo», debíamos hacer una tarjeta, con una bonita letra y una frase que resaltara su mejor fortaleza. Nos pusimos manos a ello, y salieron unas frases preciosas, hasta nos emocionábamos al leerlas. Era un momento importante para nosotros, pues estábamos realizando un regalo muy preciado a nuestro amigo.

Al fin llegó el día de entregar a nuestro amigo su regalo. Fue un momento mágico, lo recibimos con muchísima ilusión, en muchas ocasiones al darnos nuestro «regalos» nos salía devolver un abrazo de lo más sincero. Un simple intercambio de tarjetas nos alegró mucho el día.

 

 

 

 

 

En este proyecto hemos aprendido muchas cosas, pero lo más importante como hemos nombrado al comienzo de esta entrada, es que hemos aprendido a querernos mucho más y a ver las fortalezas que tienen nuestros compañeros, y si alguno de nosotros no sabíamos que fortalezas podíamos tener, ha venido un compañero y nos ha resaltado 4, ni más ni menos.

Aquí os dejamos un enlace con todas las fotos, durante la realización del proyecto.

https://photos.app.goo.gl/J1WeYomnXtqe5krv7

Dejar respuesta