El pasado 19 de junio despedíamos en la fiesta de la comunidad educativa un año escolar repleto de emociones, experiencias y aprendizajes que daban paso a 11 semanas estivales en las que el juego, la diversión con amigos y  familiares  en nuestras calles y parques, pueblos y diferentes lugares donde hemos disfrutado de las merecidas vacaciones nos han permitido recargar pilas, renovar energías, imaginar y soñar  nuevos retos que juntos haremos realidad.

El curso 2.019-2.020 comienza a despertar. Seguro que este martes 10 de septiembre ha sido un día en el que las sábanas se han pegado más de la cuenta, el despertador que teníamos en el baúl de los recuerdos desde finales del mes de junio ha hecho que diéramos un “brinco” en la cama exaltados por ese sonido que nos da la bienvenida al mundo de las rutinas. Poco a poco cogeremos los hábitos que nos enseñan cada día la importancia de mantener un orden en el mundo del caos; nuestro cuerpo y nuestra mente conectarán conocimientos para descubrir lo visible y lo invisible, para crear dejando que nuestra imaginación sea el principal motor, para mirar con ojos de niño el mundo y ver más allá, para aprender y hacer que cada día podamos escribir en un libro una aventura que marque el rumbo de nuestras vidas. Viviremos en primera persona experiencias sorprendentes en las que superaremos retos gracias al trabajo en equipo bajo las palabras “Uno para todos y todos para uno”. Despertaremos la curiosidad y motivación de todos los que formamos la comunidad educativa  a través de la investigación,  averiguando el porqué de las cosas, buscando soluciones a los problemas, jugando con piezas mágicas como las palabras, los números, las notas musicales, los colores… ¿se puede pedir algo más?

Aunque parezca mentira nos falta lo más importante.  Día a día las noticias nos desbordan de valores inhumanos, donde la falta de respeto hacia nosotros mismos, las personas,  y al planeta nos plantean en qué mundo vivimos. Este curso más que nunca tenemos una misión. Debemos intentar cambiar el mundo. ¿Cómo? Despertando; mirando más allá de lo superficial, actuando; alzando el corazón; educando desde, por y para el amor. Hace 2.000 años nuestro amigo Jesús fue un superhéroe que consiguió cambiarlo “revoluciamando”, su ejemplo, su fuerza y confianza en nosotros nos mueve, anima e impulsa a hacerlo ¿estáis preparados?

Bienvenida a la Familia Santa Ana

Que comience la cuenta atrás para esta gran hazaña… 10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1…

¡A por ello!

¡Llegó el momento de despertar y hacer despertar!

Hora de invadir el colegio, llenar los pasillos y las aulas de sonrisas, ojitos de esperanza, ojos de niños que nos ayudáis a los adultos a ver el mundo de otra manera.

¡Damos por inaugurado un nuevo curso!

¡Feliz aventura educativa!

ENLACE DE FOTOS:

https://photos.app.goo.gl/wZUauwC19NhLXagj9

Dejar respuesta