El pasado viernes nuestro colegio recibió una visita muy especial. El padre de nuestra compañera Cecilia vino acompañado de unos animales muy peculiares. Nuestras «amigas» las abejas. Y decimos «amigas» porque son unos pequeños animales que aunque tengan la fama de ser algo peligrosos por sus picaduras, son elementales para la vida de nuestro planeta. Son los animales encargados del 85 % de la fecundación de las plantas que existen sobre el planeta Tierra.

Santos , así se llama el apicultor que nos visitó, es veterinario y además de dedicarse a la ganadería, es dueño de unas 50 colmenas de abejas que están situadas cerca del embalse de Montearagón. La charla estuvo la mar de interesante porque nos habló de un mundo muy desconocido para nosotros como es el mundo de las abejas. La vida de una colmena es muy organizada, unas abejas ponen huevos, otras se dedican a traer el néctar, otras construyen las celdillas con una perfección milimétrica donde introducen la miel o ponen los huevos… Son unos animales extraordinariamente trabajadores. También aprendimos que tienen como enemigos al abejaruco, a las abejas africanas y al hombre porque usa pesticidas para luchar contra las plagas y de paso aniquila a nuestras tan queridas abejas.

Otra de las cosas que más nos llamó la atención fueron los cuadros donde habían construido con cera las celdillas para guardar en su interior la miel… ¡QUÉ PERFECCIÓN! De una bolsa muy bien tapada sacó un cajón de madera rectangular de tamaño mediano, ens u interior unas 3000 abejas se apelotonaban nerviosamente. Sorprendidos y un poco incrédulos vimos como al desembalar el cajón cubierto con un cristal transparente de metacrilato, los montones de abejas se arremolinaban alrededor de la abeja reina. No paraban ni un instante en su interior. Pudimos ver a la abeja reina, muy curiosa porque el tamaño es mayor que los zánganos y abejas que habitan con ella. Además para poder distinguirla Santos la había señalado en el abdomen un punto de color amarillo que la hacía mucho más visible.

Uno tras otro fuimos pasando para ver la colmena de observación que nos trajo y manipulando algunos panales de miel vacíos y usados. Fue una grata experiencia y charla con Santos. Nos vino muy bien para nuestro proyecto COMPRAMOS Y VENDEMOS, y conocer a otra persona que se dedica al sector primario, que obtiene una rica miel como materia prima.

Por cierto debéis acostumbraros a usar la miel porque además de ser natural al 100 % nos protege porque tiene un alto poder antibiótico, y un estupendo regenerante para las heridas y cicatrices…gracias por todo  lo que nos has enseñado Santos.

 

 

Dejar respuesta