¿Qué secretos esconden 10.000 ha en pleno corazón de la Jacetania? Dentro del proyecto realizado por nuestro colegio, vinculado al programa educativo “Aragón, Aula Natural”, se diseñó una actividad para disfrutar en familia del espacio de estudio que los escolares de 7 niveles educativos han trabajado desde las áreas de Ciencias a lo largo del curso.

El día tan esperado por todos llegó el pasado 1 de junio trasladándose hasta dicho entorno 42 niños y adultos con las mochilas cargadas de ilusión por compartir una jornada de convivencia y aprendizajes.

El camino hasta la pradera del Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña dejaba tras nuestro paso un paisaje lleno de luz en campos, bosques, cumbres de los picos más altos del Pirineo… vaticinando la explosión de color que nos deparaba el espacio natural protegido que descubriríamos a lo largo del día.

Elisa y Fernando, fueron los educadores ambientales quienes nos esperaban en los aledaños del paraje dispuestos a enseñarnos los tesoros naturales. Tras la acogida de la expedición, recorrimos los alrededores del Monasterio visitando el nevero que utilizaban los monjes para almacenar la nieve y el hielo que permitía la conservación de los alimentos; reconocimos los diferentes paisajes vegetales que caracterizan este lugar donde hayedos, pinares, encinares y roquedos son los hábitats más peculiares que nos podemos encontrar; diferenciamos especies de animales por sus huellas y rastros; nos enseñaron a reconocer aves por su canto y plumaje; observamos líquenes, piñas, cortezas, hormigas, escarabajos, nerviaciones de las hojas con lupas que multiplicaban la realidad por 10… Todo ello  paseando hacia la ermita de San Voto y el Balcón de los Pirineos, un camino circular que embelesó a mayores y pequeños.

Tras el recorrido, la pradera fue otra de las grandes protagonistas de la jornada ya que en ella compartimos la comida y merienda familiar, juegos y buenos momentos dedicando la última hora de la tarde al paseo hasta la ermita de Santa Teresa y el Centro de Interpretación.

La experiencia fue fabulosa, un día inolvidable compartido en familia que cierra un gran proyecto el cual nos ha permitido descubrir la riqueza de nuestra tierra y su sostenibilidad.

ENLACE DE FOTOS: https://photos.app.goo.gl/zB91sbQXzUtDjzZb6

Agradecer a los educadores ambientales que nos han acompañado tanto en esta jornada como a lo largo de las sesiones fuera y dentro de las aulas, su cariño, pasión y entrega en su trabajo. A su vez, gracias a toda la comunidad educativa por su implicación en el programa educativo el cual nos ha enseñado a todos lo afortunados que somos de vivir en Aragón, una gran aula de la naturaleza. El próximo curso confiamos en volver a participar en la propuesta, ¿qué espacio natural será el centro de interés para su investigación? Moncayo, Sierra de Guara, Valles Occidentales, Laguna de Gallocanta… sea cual sea, la magia que esconda llenará cuadernos de campo, murales, mapas mentales, diarios reflexivos… de grandes descubrimientos y aventuras.

Dejar respuesta