Las cooperativas escolares emprenden la recta final del programa educativo con la producción de los artículos que se venderán en el mercadillo del próximo 7 de junio en los jardines del Palacio de Villahermosa.

Tras reunirse en Asamblea extraordinaria, los socios han decidido los productos que iban a fabricarse en distintos talleres haciendo un estudio de mercado en el que han valorado diferentes aspectos: público hacia quienes van dirigidos los productos, utilidad de los mismos, materiales que se necesitan para su fabricación, calidad, resistencia, precio de estos, gestión del tiempo para la producción de los productos, ventajas e inconvenientes de su embalaje y transporte… haciendo un análisis en el que se han escogido los prototipos finales que se harán para la venta así como los distintos grupos de trabajo.

Los prototipos seleccionados son en su mayoría artesanales con fines domésticos o decorativos habiendo una gran novedad incorporada por la cooperativa «Santa Power» ya que este curso ha apostado por la venta de productos ecológicos cultivados por ellos mismos en el huerto de la comunidad de Hermanas del colegio.  Desde el pasado 2 de mayo las visitas a este «jardín urbano» son semanales siendo los niños quienes se encargan de supervisar el proceso de crecimiento y cuidado de sus hortalizas, más de 170 lechugas plantadas por ellos mismos.

Con la incondicional ayuda del responsable de mantenimiento del colegio, Antonio Beired, dos veces por semana grupos de 4 niños ayudan en las tareas del campo fomentando los valores del esfuerzo, el trabajo en equipo y la responsabilidad.

Las labores compartidas son ejemplos de enseñanza y aprendizaje continuas que enriquecen el desarrollo personal de todos los implicados en este proyecto valorando enormemente las experiencias que se viven semanalmente en el huerto, un espacio educativo que tiene un valor incalculable.

Dejar respuesta