Y como toda buena aventura, la nuestra en Norwich también llega a su fin. Ayer fue nuestro último día de academia. Acabamos los proyectos que nos han permitido conocer más a fondo la cultura inglesa y posteriormente los presentamos a los profesores que nos han acompañado durante esta experiencia. Tras las presentaciones, nos entregaron los certificados que acreditan nuestra estancia. Después de las clases, tuvimos un rato libre y, por la tarde, fuimos a la bolera todos juntos. Para algunos era la primera vez que jugábamos a los bolos, y por supuesto ¡repetiremos! Volvimos a casa, cenamos con nuestras familias y preparamos las maletas.

Sin duda, ha sido una experiencia muy enriquecedora para todos, no solo a nivel de inmersión lingüística sino también cultural. Nos encantaría poder repetir en un futuro y esperamos que otros compañeros puedan vivir una actividad como esta.

Dejar respuesta