La magia del Carnaval, la alegría, diversión y convivencia de la Familia Santa Ana han vuelto a EMOCIONAR a todos los que hemos vivido dentro y fuera de la comparsa el clamor de la tribu masai llegada desde el corazón de África en honor a nuestro proyecto solidario del presente curso escolar en Ruanda.

Tras un mes de preparativos con una última semana estrepitosa de muchas horas de trabajo de un grupo de maestros, compañeros del Personal de Servicios y familias implicadas en la preparación de la majestuosa carroza, llegó el esperado día, la cita que nos reunía a un colectivo de más de 360 personas para disfrutar de la festividad del Carnaval de nuestra ciudad.

Las horas previas se vivían con intensidad dándose los retoques del maquillaje, tocados, telas, complementos realizados por familias como la de nuestro pequeño Víctor Aquilué quien fabricó más de 12 escudos y lanzas de madera decorados con todo detalle recreando el arte keniano … compartiendo risas entre amigos, compañeros, familiares… pequeños de todas las edades y adultos con ganas de pasarlo fenomenal.

A las 18:15 horas el patio de recreo de la sede de Pedro Sopena se llenaba de color con vistosos vestidos, originales collares cada uno de ellos con el toque personal de su autor, pañuelos «animal print»… calentando motores al ritmo de «Waka Waka», música que nos acompañaría a lo largo del recorrido por las calles principales de la capital oscense con una coreografía creada por Nuria Sánchez, profesora de la extraescoalar de Zumba y Baile Moderno. A esta gran puesta en escena se uniría el secreto mejor guardado hasta última hora, ¡la carroza! Una obra de arte diseñada por profesores del colegio, hecha realidad gracias a un grupo de maestros que ha estado durante 4 días consecutivos en las naves del Ayuntamiento tras finalizar las clases. A estos se une personal del PAS, Antonio y Paloma, así como Javier Arnal, papá de una familia de nuestro centro a quienes solo les podemos dar las gracias por su colaboración y tiempo.

Todos situados en nuestros puestos comenzaba el desfile gritando alto y claro quiénes éramos, de dónde veníamos y el gran colegio al que representábamos. Sobran las palabras para describirlo, solo hace falta ver las imágenes para saber lo que se vivió en esa media hora de transición desde la Avenida Monreal hasta la Plaza Navarra lugar donde contagiamos la energía «santanera» bailando la canción protagonista del pasacalles sobre la pasarela.

A la espera del veredicto del jurado el cual se publicará el martes 5, el gran premio de convivencia de la comunidad educativa y alegría es nuestro.

Una vez más, solo podemos decir GRACIAS a todos los que hacéis realidad los sueños compartiendo la ilusión de proyectos que muestran lo que somos, MUCHO MÁS QUE UN «COLE».

ENLACE DE FOTOS: https://photos.app.goo.gl/rzJdMCXxvXKNmsSs9

Dejar respuesta