El viernes pasado, los niños de 4 años realizamos «Talleres de Plástica» con la colaboración de unos papás y mamás.                                                                                                      Tras haber conocido muy bien al lince ibérico en vídeos, fotos y libros (sus características físicas, su alimentación, cómo vive, etc.), nos ha hecho mucha ilusión realizar una careta de el. Con mucha motivación, primero desprendimos el troquelado, luego pintamos de negro los espacios vacíos, después picamos los círculos de sus ojos y… ¡finalmente!, nos ayudaron a colocarle «los pinceles en sus orejas y las barbas en su barbilla». Previamente, nosotros contamos los 4 trozos de lana marrón para cada oreja y los 6 trozos de lana blanca para cada barba.

La otra actividad consistió en reproducir la escultura del «Lagarto de Gaudí», que se encuentra en el «Parque Güell» de Barcelona. Anteriormente, ya conocimos al artista a través de una historia contada por las «Tres Mellizas». Sabemos que Gaudí se inventó una técnica llamada «Trencadis», que consiste en formar dibujos uniendo trocitos de baldosas. Así es como hizo su famoso lagarto, convertido en fuente. Nosotros en lugar de usar trozos de baldosas, hemos recortado trocitos de papel charol y luego, con mucha paciencia, los fuimos pegando sobre la silueta del lagarto.                                                                                Próximamente, conoceremos mejor esta técnica del «trencadis», gracias a la visita de Vicente García, el papá de una compañera.

Disfrutamos mucho con los talleres, no sólo por el sorprendente resultado de nuestras «obras plásticas», si no también por sentirnos orgullosos de habernos superado en el desarrollo de nuestra «motricidad fina».                                                                             Por supuesto, no lo hubiéramos conseguido sin la ayuda, amabilidad y entrega de los padres que nos acompañaron. ¡¡¡Muchísimas gracias!!!.

Dejar respuesta