Los modelos de enseñanza y aprendizaje viven un cambio hacia metodologías basadas en la cooperación, la investigación y la resolución de problemas. Cada vez abunda menos la enseñanza magistral que afirma contenidos y los ejercicios repetitivos que pretenden consolidarlos. En su lugar, los alumnos descubren los contenidos a través de la investigación y el planteamiento de problemas prácticos del día a día.

En este sentido, las técnicas de estudio también se han adaptado a este modo de aprender. Las habilidades que marcarán la diferencia no son solamente la capacidad de memoria y síntesis, sinotambién las aptitudes para analizar información, indagar, comprobar hipótesis,etc. Por ello, los alumnos de 1º ESO han realizado una sesión, ambientada en la resolución de un crimen, a través de la cual han entrenado estas y otras habilidades, a la vez que han pasado un rato ameno.

La sesión consistía en cuatro fases en las que se alternaba trabajo individual y cooperativo. En ellas, los alumnos han sintetizado información audiovisual ( escucha activa, análisis de imágenes…) que más tarde han expuesto a sus compañeros para, de manera grupal, juntar las piezas de un problema y plantear hip

ótesis para su resolución.

Dejar respuesta