Esta es una de las actividades que hemos llevado a cabo en las clases de Religión.  Consiste en leer pasajes de la Biblia, en este caso del Génesis, y representarlos tras un trabajo en grupos cooperativos.  Las condiciones son que el único que puede hablar en la representación es el narrador, que mientras lee directamente el fragmento bíblico, va dando pie a que los otros dos compañeros representen, sin decir una palabra, lo que el narrador está leyendo.

La motivación de los alumnos por leer la Biblia aumenta de forma considerable si les pedimos que la trabajen de una forma teatral, y sobre todo, crece su interés y potenciamos una creatividad basada en la comprensión de los textos.  En esta fase, todavía están imaginando como poder representar a Noé,  su arca, los animales, el diluvio… o a Caín y Abel.  Para lo que no tienen mucho problema es para representar a Dios.  Es un gran alivio oír que ese papel lo tienen muy claro.

 

Dejar respuesta