90 kilómetros nos separan de un paraje único en el mundo, el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido; Reserva de la Biosfera; Diploma del Consejo Europeo a la Conservación; Zona de Especial Protección para las Aves; Patrimonio Mundial de la Unesco; la montaña de las sensaciones.

En la celebración de su centenario, nuestras agendas estaban comprometidas con la visita a este enclave, una oportunidad para valorar una de las mejores representaciones de los ecosistemas de montaña del Pirineo ligada a formaciones de erosión y glaciaciones.

Los alumnos de 5º y 6º de Primaria acompañados de sus profesores, hemos podido ver, escuchar, tocar… sentir la naturaleza en estado puro conociendo de primera mano qué es un ecosistema, quién lo forma, las características del medio físico, las relaciones entre los seres vivos, el impacto del ser humano en el medio ambiente… visitando el Centro de Interpretación de Torla en el que hemos conocido la historia del Parque, 15.608 ha de majestuosidad que provoca en el visitante sensaciones y emociones indescriptibles.

Tras este viaje en el tiempo a vista de pájaro a través de fotografías y audiovisuales, hemos paseado por las inmediaciones de la pradera del valle de Ordesa dejándonos llevar por los sonidos, olores, las diferentes postales otoñales que nos ofrecía el paisaje en pleno cambio de colores de los bosques caducifolios… reconociendo la inmesidad de esta obra de la naturaleza, un lugar que ha dejado huella en cada uno de nosotros.

El tiempo para compartir las vivencias y experiencias del día han cerrado una jornada fabulosa en la que la convivencia y el aprendizaje fuera de las aulas han sido las principales protagonistas.

Enlace de fotos:

https://photos.app.goo.gl/KDY5oHxdJQbg4Dct7

Dejar respuesta