Llegamos a la recta final del campus de verano Santa Ana conociendo las hazañas que han vivido 10 niños y niñas durante la tercera semana.

A lo largo de 5 días han centrado sus jornadas de actividades en descubrir cómo se puede viajar a los lugares que continuamente visitamos las personas dentro y fuera de la ciudad.

Los transportes han sido el punto de partida, empezando por algo que ellos conocen muy  bien, ¡el autobús que nos lleva a las excursiones!

El majestuoso y colosal globo aerostático ha protagonizado una manualidad recreando un medio de transporte con el cual podemos volar y sentirnos cómo los pájaros. Estos animales, acróbatas del aire, han sido ejemplo para juegos y talleres jugando con las sombras de nuestros “peques” quienes con su imaginación se han inventado sus propios transportes aéreos.

El miércoles fue el turno de ir a conocer a los bomberos de Huesca aprendiendo con ellos   muchísimas cosas.

Otra de las maneras de poder viajar es caminando, una forma saludable de mantener nuestro cuerpo y mente con las pilas cargadas aportando una buena dosis de felicidad. Con este sencillo ejercicio en el que nuestro organismo ha sido el principal beneficiario,  niños y monitoras han realizado pequeñas excursiones por la capital oscense para conocerla mejor.

Aviones y  coches de carreras han sido los reyes de la pista en diferentes talleres que han dado rienda suelta a la creatividad y originalidad de los pequeños artistas.

Todo ello ha ocupado la agenda de esta inolvidable semana temática sin olvidar la clase de cocina semanal, en la cual han viajado hasta Italia para recrear el plato estrella de este país mediterráneo, ¡la pizza!

Dejar respuesta