A pesar de haber tenido que cambiar el día de nuestra excursión porque llovía, por fin llegó “el día soleado” tan esperado, en el que montados en un largo autobús, nos fuimos al pueblo de Bandaliés.

Anteriormente en clase habíamos visto vídeos sobre la cerámica del Antiguo Egipto y queríamos conocer cómo es un “taller de alfarería”.

Muy amablemente, el señor alfarero nos explicó en qué consistía su trabajo y con arcilla nos realizó diversas piezas: jarrones, platos, botijos, porrones, huchas de cerdito… hasta nos hizo un amuleto del antiguo Egipto, ¡el “Anj” ¡ (“la llave de la vida”).

No sólo vimos la demostración de su trabajo con “el torno” y el gran horno donde las piezas se tienen que secar 2 veces (¡cuánto nos impresionó “la llamarada de fuego”!), sino también la exposición-tienda de sus obras artesanales.

Nos asombramos con la cantidad tan numerosa de cosas, algunas de ellas eran las que nos había hecho en la explicación (desde el tamaño grandísimo, hasta el tamaño pequeñísimo) y muchas otras que nos sorprendieron, como platos con escudos de equipos de fútbol.

Además, estuvimos almorzando y jugando en la plaza del pueblo. En ella y caminando por el pueblo, descubrimos muchas curiosidades: una hormiga gigante “de hierro” subiendo por una pared; un gran búho-“figura” colocado en un balcón para asustar a los ratones; macetas con preciosas flores; bonitas piedras decoradas; etc.

A muchos de nosotros nos encantó hacernos amigos de un perrito muy lindo que se nos acercó porque olió nuestros almuerzos.

¿Y sabéis qué descubrimos en lo alto de una casa, debajo del tejado?…: ¡nidos de golondrinas!. Fue emocionante observar cómo revoloteaban entrando y saliendo por sus pequeños agujeros. Estaban pegados a la fachada y hechos de barro (¡cómo si fueran “pájaros alfareros”!).

Nos lo pasamos genial, fue un día muy emocionante y todos regresamos “sanos y salvos”

ENLACE PARA VER LAS FOTOS:

https://photos.app.goo.gl/YSwWffdrJQUcPWZu6

Dejar respuesta