Acabo el curso, me queda poco más de una semana y hemos terminado ya todos los exámenes que nos quedaban. Estoy contento porque voy a pasar de curso, porque me he esforzado y porque  luego vendrán las vacaciones de verano.

Hoy lunes he ido de viaje de fin de curso y junto a mis compañeros, compañeras y profesores nos han llevado al Monasterio de Piedra que está en la provincia de Zaragoza. Es un lugar que todavía no había visitado y que por lo que he vivido es un lugar increíble. Ha sido un viaje largo de más de dos horas pero que ha sido entretenido porque he visto una peli, he charlado con los compañeros y nos hemos echado unas risas. Al llegar ha empezado a llover, ha caído un buen chaparrón pero mientras estábamos viendo el monasterio y una exposición en su interior la lluvia ha cesado y luego hemos podido visitar el parque. Me ha gustado porque es un viaje que pocos compañeros habían visitado con anterioridad. Nuestros profesores nos había dicho que nos iba a sorprender…y ¡¡HA SIDO UNA PASADA!!

El río Piedra con la lluvia caída durante esta primavera nos ha regalado unas cascadas, saltos de agua y un paisaje verde… que parecía sacado una selva… Ha sido emocionante bajar por escaleras por el interior de una cascada de casi 50 metros de altura y pasar por detrás de la misma mientras intentábamos taparnos de la húmeda brisa que entraba en dicha cueva. La cueva con grandes estalactitas se iluminaba con decenas de pequeñas luces de nuestras linternas, dejando ver brillantes paredes de piedra caliza de miles de años. Al fondo de la cueva un agua azul turquesa nos dejaba ver grandes truchas inmóviles en su fondo. La cueva con cantidad de agua brotando de sus paredes ha puesto algo de emoción y aventura a una excursión que nos ha gustado a todos sin excepción.

Durante la vuelta en autobús, las caras de cansancio se podían observar en nuestras caras. Algunos dormidos, otros con la mirada puesta en el horizonte. Más de  dos horas de caminata por el parque y tanta emoción han acabado con nuestras fuerzas. Sin embargo las cámaras, nuestros ojos y nuestra memoria harán que nunca olvidemos este lugar tan misterioso…

A vosotros padres, madres, abuelos y abuelas, hermanos y hermanas os dejamos estas fotos para que las guardéis y las veáis en casa en familia….

Dejar respuesta