¡Cuántas veces nos han dicho nuestro papás que debemos masticar bien los alimentos para que no nos atragantemos!


En clase de Naturales nos hemos dado cuenta de que al comer ponemos en funcionamiento un aparato que llamamos digestivo. En la boca trituramos el alimento con nuestros dientes (aunque a veces nos cuesta un rato porque a muchos de nosotros nos faltan algunas piezas). Luego la comida pasa al estómago y al intestino donde se hace la digestión.

Todo esto lo hemos podido comprobar a través de unas maquetas de cartón y plástico que nos ha regalado nuestra querida maestra de prácticas. Gracias a sus maquetas hemos viajado por el interior del cuerpo humano. Ha sido muy emocionante y divertido. Y además estamos aprendiendo cómo funciona nuestro propio cuerpo. Mirad, en estas fotos podéis comprobarlo.

Con este invento hemos podido observar cómo respiramos y que el aparato respiratorio nunca deja de funcionar. Por la nariz entra el aire y llega a estos globos que representan a los pulmones. En los pulmones nuestro cuerpo toma el oxígeno que necesitamos para vivir.

Por último, y gracias a otra maqueta conocemos el aparato circulatorio que lleva a todo el cuerpo el alimento de la digestión y el oxígeno de la respiración. El corazón late para impulsar la sangre por todo el cuerpo.

¡Qué emocionante es conocer el cuerpo humano!

Dejar respuesta