Esta mañana, antes de subir a las clases, hemos hecho una oración conjunta para conmemorar la JORNADA ESCOLAR DE LA PAZ Y LA NO VIOLENCIA, en el aniversario de la muerte de Gandhi, el gran artista de la alternativa a toda violencia.

Y por la tarde, soleada y luminosa,nos hemos reunido toda la comunidad educativa en el patio de la sede de Pedro Sopena en un acto Celebrativo.

Hemos reflexionado, a través del canto, el gesto, el mimo y la palabra, sobre la importancia de poner el acento en lo positivo que todos tenemos y no en lo negativo, para vivir en armonía y lograr grandes cosas juntos.

La paz, ese gran valor que a veces tanta falta nos hace, antes que hacer acciones por ella, en primer lugar, hay que soñarla, imaginarla, desearla con fuerza y pedirla a Dios. Así, algún día podrá ser realidad.

Los sueños son como las pompas de jabón, que suben y suben sobre nosotros y cuando son muchos y deseados con fuerza, pueden llegar a ser realidad si además hacemos lo posible por realizarla.

Soñemos con fuerza, creamos que podemos, unamos fuerzas en la lucha y pidamos a Dios que pronto, muy pronto, sea una realidad en el corazón de todos y entre todos los pueblos.

Enlace de fotos:

https://photos.app.goo.gl/2KhuvLb11h5Bghnk2

Dejar respuesta