Con ayuda de muchos papás y mamás hicimos unos divertidos talleres. Por grupos, fuimos rotando por cada uno de ellos, en los cuales disfrutamos utilizando la vista, el tacto, el oído, el gusto y el olfato.

En las siguientes fotos se nos ve nuestras caras de felicidad y también os enseñamos las actividades que realizamos.

SENTIDO DEL GUSTO: Probamos los sabores salado, dulce, amargo y ácido, comiendo patatas, turrón de chocolate, granitos de café “descafeinado” y un trocito de limón.

SENTIDO DEL OÍDO: Con botellines de agua, que decoramos con estrellitas y rellenamos “con alpiste”, hicimos unas fantásticas maracas para utilizarlas en nuestro villancio “El burrito Sabanero”.

SENTIDO DEL OLFATO: Con nuestra nariz “respiramos muchos olores” algunos relacionados con alimentos (de limón, naranja, fresa, canela, turrón, ajo, vinagre, café, cacao, etc.)         y otros no (de pino, rosa, lavanda y ¡flor de Pascua!).

SENTIDO DEL TACTO: Con nuestras manos percibimos cómo eran algunos materiales que se usan a veces “para montar un belénr” (paja, tierra, piedras, corteza de árbol, harina, etc.) y también objetos típicos de adorno (bolas de navidad, espumillón, pino, estrellas, etc.).

SENTIDO DE LA VISTA: Realizamos la manualidad navideña de “un muñeco de jengibre” (pintándolo, poniéndole ojos móviles, pegándole “gomets triangulares y una bolita” para hacerle un lazo, etc.). Este simpático muñeco también “tenía un corazón”, en el que luego iría nuestra foto.

Muchísimas gracias a tod@s por colaborar en estos “talleres sensoriales” y conseguir que todos los niños tuvieran unas experiencias geniales.

 

 

Dejar respuesta