Protegido por el Moncayo, en la raya con Castilla y cerca de Navarra, se levanta estratégicamente el monasterio de Santa María de Veruela, también conocido como “El Pequeño Escorial”.  Un lugar hermoso y famoso desde que el poeta Gustavo Adolfo Bécquer y su hermano, el pintor Valeriano, disfrutaron junto a sus familias de una larga estancia verolense.

Aquí Bécquer escribió Las cartas desde mi celda y algunas de sus famosas leyendas como El monte de las ánimas o La corza blanca nos recuerdan que el poeta encontró inspiración en este paisaje del Moncayo. 

Hoy Veruela rinde homenaje a este ilustre escritor en el llamado “Espacio Bécquer” donde se pueden contemplar fotografía, cuadros o textos de dicho autor.

Tras la visita guiada, nosotros hemos permanecido varias horas en dicho espacio y hemos tenido que realizar un trabajo por grupos programado desde las áreas de Lengua y Literatura e Inglés.  Previamente nos habíamos documentado sobre la vida y estancia de Bécquer en estas tierras y también habíamos leído algunas de sus obras. 

Hemos trabajado a gusto y hemos pasado un día estupendo.

Dejar respuesta