Cada día resulta una caja de sorpresas el campus de robótica con retos que deben resolver los alumnos y superar trabajando en equipo y aprendiendo de los errores.

El pasado lunes los más “peques” jugaron con “makey makey” (el circuito que convierte todo en un instrumento musical) siguiendo una secuencia de sonidos utilizando, en vez de un ratón, uno creado por ellos mismos con teclas gigantes. Mientras que los “mayores” programaron sus propias secuencias y tocaron el piano con los pies.

El martes 27 los alumnos de Primaria crearon una ciudad en movimiento enseñándosela posteriormente a los peques quienes también fueron los arquitectos de una mini ciudad para que “bee bot” se moviera por ella. El trabajo se basó en pequeños retos que debían resolver recibiendo la recompensa de la superación personal. Cuando se aportan soluciones válidas y probadas, se fortalece el liderazgo de los alumnos, ya que van adquiriendo confianza en su capacidad para resolver retos cada vez más complejos y van aprendiendo que un buen líder es aquel que se apoya en su equipo para conseguir los objetivos, no el que pretende hacerlo todo él solo. El valor de la cooperación está ligado a la robótica siendo la protagonista de todas las sesiones.

El miércoles 27 los pequeños ingenieros crearon robots ya predeterminados dejando volar la imaginación. Una vez montados, programaron simples movimientos encontrándose en algunos momentos con obstáculos que entre todos consiguieron solucionar.

La programación con “scrtach” dio vida a animales inventados por los artistas y los niños de Infantil jugaron con la creatividad inventando máquinas con Lego y trabajando el concepto de distancia con su propio mapa.

A continuación os dejamos el enlace del álbum del campus:

https://goo.gl/photos/pbwN1K5AQeGmUoUL6

Dejar respuesta