Os dejamos con el texto que una alumna de 4º pronunció el pasado viernes en la tradicional fiesta de Entrega de Orlas:

“Bueno chicos, que esto ya se acaba, que aquí estamos en nuestra Orla. Una vida esperando para esto y ya está. Una vida juntos, para ahora separarnos en caminitos, donde conoceremos a otra gente y nuestras vidas dejarán de estar tan conectadas como lo muchisímo que están en este momento.

No nos vamos a intentar engañar diciendo que seguiremos siendo una piña, y que nada va a cambiar. Pero los cambios, no tienen por qué ser malos.

Cierto es que algunos ni tendrán recuerdo fuera de este colegio y es que ahora toca explicar nuestro mural. El mural que seguirá por unos años para que todos nos recuerden.

Entramos en el colegio siendo como triángulos, una forma geométrica de lo más sencilla; bueno esto lo pensamos antes de haber dado trigonometría. Y poco a poco conforme vamos creciendo el colegio, con sus profesores, su gente y sus valores nos va dando forma. Convirtiendonos en gente formada y preparada, con sus propias alas para elegir su futuro y llegar muy lejos.

Y la frase que hemos elegido: “Dejo compañeros, me llevo amigos.”

Muchos vamos a dejar de ser compañeros entre nosotros, así que aquí dejaremos esos buenos compañeros que hemos sido, en cambio nos llevamos amigos. Esa gente con la que la casualidad y el destino nos sentó en el mismo curso del mismo colegio y que han sido nuestros compañeros por tantos años, ahora son amigos. Son nuestros amigos. Y nuestra amistad no quedará guardada en este colegio, si no que atravesará sus muros y perdurará en el tiempo y en la historia de nuestras vidas.

Aún así, aunque ahora sea el momento en el que menos nos parecemos de nuestras vidas es increíble como cuarto te une. Como los cambios de clases entre ciencias y letras, entre filosofía y tic y nuestro partimiento entre plástica, francés y tecnología hayan hecho que nos mezclemos todos con todos y dejemos de ser A y B para convertirnos en 4º”.

Dejar respuesta