Ponemos punto y final a la aventura del gran viaje del curso escolar 2016-2017 agradeciendo a todos el placer de compartirlo junto a vosotros; familias, alumnos, maestros, personal de administración y servicios, Hermanas… la gran tripulación del barco FAMILIA SANTA ANA.

Tierra a la vista!! Gritó eufórico el vigía desde su puesto en lo alto del palo mayor.

Tierra a la vista!! gritamos todos hoy después de 9 meses de travesía.

9 meses de aventura compartida, de bonanzas y tempestades, de dudas y certezas,

de esfuerzos colmados,de metas alcanzadas.

Somos una familia, con sus fortalezas y sus debilidades sin duda,

pero un equipo que arrimando el hombro y ayudándose

es capaz de hacer vida cada día aquello en lo que cree.

Y creemos en los valores del esfuerzo y la superación, de la amistad y la alegría,

del respeto y la solidaridad, la acogida y el servicio al más débil.

Por eso estamos hoy aquí y no en otra parte.

Somos la familia Santa Ana.

Somos los herederos de un estilo centenario de ser y de educar

que queremos seguir encarnando con fidelidad y creatividad.

Estamos aquí, avistando tierra, recogiendo los frutos del camino

después de mantenernos firmes en la travesía, en ese viaje apasionante que es la educación,

la fuerza más poderosa para cambiar el mundo, como decía Nelson Mandela.

Keep calm y celebra la vida,

ha sido la brújula que nos ha orientado durante todo este año.

Ojalá hayamos entendido un poco más la importancia de disfrutar de la vida

con lo que somos y con lo que tenemos.

La importancia de ser felices haciendo felices a los demás,

buscando el alimento en lo más hondo de nuestro corazón

donde está Dios, la fuente de la verdadera vida.

La tarde del pasado 20 de junio celebramos la fiesta de la comunidad educativa vibrando con los valores de la alegría, el gozo de disfrutar, la ayuda y superación personal, la felicidad…destacando uno por encima de todos, la SOLIDARIDAD, quien gobierna y alimenta el viaje de la educación y de la vida de la FAMILIA SANTA ANA.

La Amypa, siempre fiel a la misión compartida de las Hermanas, organizó el bocadillo solidario haciendo  posible cumplir sueños, ilusiones y deseos de los niños de la “Casa de Dulzura” en Ahmedabad (India) gracias a los donativos de todos los que participamos en la fiesta consiguiendo un récord de recaudación que ha superado todas las expectativas, siendo 1081.85 euros la cifra alcanzada en la tarde del martes.

Solo podemos decir GRACIAS.

A lo largo de la semana subiremos los vídeos de las actuaciones de los alumn@s, dejando a continuación el enlace con las fotos de la velada:

https://goo.gl/photos/i5g8aB8vvputeUtj8

Dejar respuesta