Como ya sabéis, los niños de 1º de Primaria empezamos la semana pasada un experimento en el cual habíamos sumergido dos huevos, uno en vinagre y el otro en agua. Día a día hemos ido colgando los cambios que hemos visto que se producían así como las hipótesis que se nos ocurrían y hoy ha llegado el momento de ver los cambios finales y comprobar si nuestras preguntas eran reales.

Primero os vamos a contar los cambios finales que hemos visto:

– El tamaño del huevo en vinagre realmente era más grande.
– El color de vinagre ha seguido aclarándose.
– Las burbujas han desaparecido en ambos vasos, por lo que el huevo en vinagre ya no flota al no estar recubierto de burbujas de oxígeno.
– El agua se ha enturbiado.
– La película que protege al huevo contra las bacterias ha vuelto a aparecer en la superficie del vinagre.

Pero estos cambios se podían ver a simple vista, así que hemos pasado a comprobar todas nuestras hipótesis:

1. ¿Será el huevo sumergido en vinagre realmente más grande que el sumergido en agua?
SI. Al sacar ambos huevos de los vasos hemos podido ver que el que había estado sumergido en vinagre se había hinchado aumentando su tamaño. Además, al tocarlo, estaba blando, como si fuera una pelota.

2. ¿El huevo sumergido en vinagre se romperá?
NO. Pero su cáscara ha cambiado. Al cascar los huevos hemos visto que en el huevo sumergido en agua la cáscara seguía estando dura. En cambio, la cáscara del otro huevo se había convertido en una telilla parecida a la piel de las patatas.


3. ¿El vinagre acabará volviéndose incoloro como el agua?
NO. El color del vinagre se ha aclarado pero no se ha vuelto transparente.

4. Al cascar el huevo sumergido en vinagre, ¿encontraremos la clara más amarilla del color del vinagre?
NO. La clara del huevo si que había cambiado su color pero se había vuelto blanca en vez de amarilla. Esto nos ha llevado a comprobar la siguiente pregunta.

5. Sabemos que los huevos cuando están abajo están frescos, pero ¿el huevo en vinagre, como está flotando, estará fresco? ¿Podremos comer el huevo sumergido en vinagre después de varios días?
EL HUEVO NO ESTÁ FRESCO. Pero algo si que había cambiado. ¡Se había cocido! Las profesoras lo han probado y nos han dicho que aún le faltaban unos días para acabar de cocerse del todo y poder comerlo. Y es que cuando metes alimentos en vinagre, este los cuece, como por ejemplo los pepinillos o el atún.

Gracias a este experimento nos hemos sumergido en el mundo de la ciencia y de los experimentos, planteándonos preguntas, comprobando sus respuestas, analizando los cambios y aprendiendo a redactarlos.

Nos ha gustado mucho la experiencia así que estad atentos. ¡Pronto volveréis a tener noticias nuestras!

Los científicos de 1º de Primaria.

Dejar respuesta