Aquí seguimos hoy, como desde que comenzó la jornada, con unos copazos de impresión que nos han dejado una estampa digna de los mejores posters invernales.

Tras los cursillos de la mañana, con un paqueton de nieve nueva en pistas, hemos parado para secarnos, coger calor y descansar. Parecía por momentos que se acercaba el fin de la jornada, pues hacía aparación la niebla y la ventisca y algunos renontes dejaban de funcionar por viento… Pero de repente, un rayo de sol nos ha vuelto a poner las pilas. Así pues con el estómago lleno, nos hemos colocado nuestros trajes de esquí y a esquiar.

Poco ha durado la cosa, pues a los 15 minutos volvía la nevada y está vez para no abandonarnos ya.

Una vez terminados cursillos, sólo unos pocos hemos continuado con ganas de esquiar y, con la ayuda de los padres y madres que hoy nos han visitado, hemos terminado el día con unas bajadas juntos, y eso que el día poco acompañaba…

Por la tarde taller de manualidades, con la elaboración de un libro de firmas. Y tras la cena, la velada nocturna ha consistido en juegos y retos entre habitaciones.

Sigue nevando con fuerza y parece que mañana seguirá haciéndolo. Lo que es indudable es lo precioso que es que quedando todo…

Buenas noches!.

Dejar respuesta